Prediabetes

¿Me puede dar diabetes por un susto?

By mayo 3, 2019 No Comments
En nuestro México contemporáneo, las personas están sumergidas en muchas creencias y mitos, que sí bien es parte de nuestra riqueza cultural; en temas de salud se vuelve inconveniente. Uno de los principales mitos en los que se ve envuelta la diabetes, es su “aparición después de un susto”1
Esta creencia es totalmente falsa; porque la diabetes no es ocasionada por un “buen susto” o una “impresión fuerte”. Recordemos que al hablar de diabetes nos referimos a un problema del cuerpo para controlar los niveles de azúcar en nuestra sangre, el efecto contrario que se obtiene con un “susto”. ¿Por qué? Supongamos que vamos por la calle y de pronto un perro aparece y nos ladra amenazante, la “impresión fuerte” ocasionada, activa respuestas en nuestro cuerpo para prepararnos para luchar o huir elegantemente, esta respuesta mediada principalmente por adrenalina, entre muchos efectos, ocasiona un aumento de la glucosa en nuestro cuerpo (el azúcar necesario que requerirá el músculo para la huida).
En una persona con buen estado de salud, una vez pasado el peligro, la adrenalina disminuye y la glucosa de la sangre se normaliza. En una persona con sobrepeso, lípidos elevados o alteración en el control de su azúcar (comúnmente llamado prediabetes), su organismo ya presenta problemas para controlar el azúcar, o inclusive pudiera ya tener diabetes sin darse cuenta, y, al presentar un “susto” como el del perro, ocasiona un aumento de la glucosa que su cuerpo ya no puede controlar, ocasionando un malestar que amerita una revisión médica. Este evento, de “no conocerse con diabetes y ser diagnosticado por necesitar tratamiento médico”, se llama “debut”2. Y éste, como podemos leer, no es el sinónimo de un susto.
En otras palabras, podemos ejemplificarlo cuando intentamos tomar el autobús (el perro ladrando), y al entrar para pagar el pasaje (el susto) nos damos cuenta que hemos olvidado la billetera (darnos cuenta que tenemos diabetes o “debut”).
Por tanto: “Para el susto, ni bolillo ni diabetes”
Para conocer más, acércate con tu médico o educador en diabetes y acabemos con estos mitos; porque es bueno saber…
Fuente:
  1. Chaldakov Goerge N. Obesity: an inside versus an outside view. Jimmy Bell and the Little prince a science-in-fiction dedicated to world obesity day. Scripta Scientifica Vox Studentium, 2017; 1(1): 13-17. Doi: 10.14748/ssvs.vlil.4099.
  2. Díaz-Rúa, R.; Palou, A.; Oliver, P. Cpt1a gene expression in peripheral blood mononuclear cells as an early biomarker of diet-related metabolic alterationsFood and Nutrition Research, 2016; 60: 33554. doi: 10.3402/fnr.v60.33554.
  3. Cruzat-Mandich Claudia, Díaz-Castrillón Fernanda, Lizana Calderón Paula, et al. Diferencias en imagen corporal de jóvenes con normopeso y con sobrepeso/obesidad. Nutr Hosp 2017; 34(4): 847-855. Doi: 10.20960/nh.824.
Dr. ED Alan Omar Vázquez Alvarez